Category: Salvador Dalí


JIRAFA ARDIENDO

 

FICHA TECNICA

 

Título: Jirafa Ardiendo

Autor: Salvador Dalí

Período de ejecución: 1937

Medidas: 35 x 27 cm

Localización: Öffentliche Kunstsammlung, Emanuel Hoffmann-Stiftung (Basilea)

DESCRIPCIÓN y CONTENIDO

Soporte: tabla

Técnica: Óleo

Desde el  punto de vista de la técnica pictórica, esta pequeña tabla no se connsidera uno de los trabajo más destacados de Dalí y aú así se ha convertido en uno de los cuadros más conocidos del siglo XX debido a sus motivos sorprendentes e inteniogoso y a su “proximidad” afectiva.

La jirafa, que no se inmuta lo más mínimo por las llmas del cuello y del lomo, podría simbolizar la armonía animal con la naturaleza.

Ante el azul mágico de la noche se yerguen ocupando espacio de la escena dos figuras femeninas de tamaño superior al natural, con sus cuerpo de longitud excesiva. La mujer del primer plano, vista desde abajo, ocupa el espacio vertical del cuadro hasta el punto que el marco superior cercena su cabeza sin rostro.El otro personaje se recorta de perfil contra el cielo a modo de silueta oscura.

El maniquí del primer plano, de movimientos danzantes, parece caminar sonánbulo y con ciertas dificultades de equilibrio. Ciego y sin rostro, estira las manos hacia adelante tanteando el espacio. Su cuerpo dotyado de cajones es un motivo recurrente en la obra daliniana, presente también enla copia dela Venus de Milo, concebida por el artista, cuyo orginal se considera desde hace siglos el prototipo de belleza escultórica clásica.

 

*Fuente: Wol, N. , Salvador Dalí: 1904-1989, pags 128 – 131

 

Anuncios

UN CHIEN ANDALOU

Durante los días de Navidad de 1928, Dalí y Buñuel escribieron en Cadaqués el guión de la película muda “Un chien adanlou”. Aunque lo gracioso es que en la película no aparece ningún perro.

El rodaje del filme,financiado por la madre de Buñuel, se realizó en París.

El cineasta le pidío a Dalí que recogiera unas cuantas hormigas en Cadaqués y se las llevara,pues en Parísnoencontraba dichos insectos.

Las hormigas tenían que salirde unagujero situado en la mano del protagonista de la película.Los detalles de estasecuencia ya dejan claro el tipo de efectos chocantes con que los que  iba a contar la cinta.

También es significativo el texto introductorio que aparece en la pantalla.Viene adecir que se había rechazado de inmediato cualquier imagen y cualquier idea procedentes de los recuerdos o del entorno cultural de los autores. Habían aceptado como válidas exclusivamente aquellas imágenes, que aún examinadas en profundidad, no ofrecieran posibilidad alguna de explicación. Además se renunció a las limitaciones habituales del decoro o el sentido común.

Así pues, el contenido de esta cinta no puede explicarse, sino simplemnte recapitularse en secuencias. Al inicio de la película, un hombre interpretado por Buñuel afilauna navaja de afeitar y observa una delgada nube que se aproxima a la luna. A continuación se ven los ojosmuy abiertos de una joven (Simone Mareuil) y la escena más famosa del filme: lanavaja de afeitar seccionando un ojo, que se ha interpretado como una alusión al nervio de la vista, como la destrucción de la percepción cotidiana en sí misma.

El carácter chocante de esta escena servía para crear en los espectadores un estado de ánimo que los preparase para asimilar los extravagantes acontecimientos que venían a continuación.

Tras la escena de las hormigas, sigue un staccato de pesadillas, comom la secuencia en la que un hombre arrastr por la habitación dos pianos de cola con dos burro muertos encima de cada uno.

Dalí tildó el cortometraje,sonorizado con ritmosdetango y música wagneriana de “Tristám e Isolda”, de <<película juventud y muerte>>. En efecto lo es, pero cabe añadir que constituye un paradigma de la novedosa estética surrealista.

*Fuente: Wolf, A. ( 2008 )Dalí y el cine: 1904 – 1989, en Salvador Dalí (pag. 92). Editorial Parragon.

LOS RELOJES BLANDOS

Ficha técnicaTítulo de la obra: Relojes blandos o Persistencia de la memoria

Nombre del autor: Salvador Dalí

Período de ejecución: 1931

Medidas: 24 x 33 cm.

Localización: Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA)                   

 Los relojes blandos

Descripción

 

El fondo es la bahía rocosa de Port Lligat. Retenidos por una extensa llanura, aparecen yuxtapuestos elementos diferentes que provocan el asombro del espectador tanto por su heterogeneidad como por su singular aspecto.

El retrato del pintor, que aparece en primer plano, se asimila a un caracol arrastrándose por el suelo, cuyo cuerpo se pierde en la oscura arena como huella de color. Tres de los relojes de oro y plata representados en primer plano son blandos se adaptan al cuerpo del caracol y cuelgan de la rama de un árbol sin hojas y del borde del resalto de una pared. El único reloj que parece conservar su consistencia normal está pintado en rojo y es devorado por las hormigas reunidas a su alrededor.

 

Contenido

 

En el cuadro de Dalí no se cuestionan sólo la materialidad de lo representado, su color y su congruencia; también los signos del tiempo experimentan un cambio profundo, difícilmente comprensible desde el punto de vista racional. El tiempo fugitivo, que asimismo tiene su expresión simbólica en el cuerpo del caracol en disolución, autorretrato del pintor, no se refleja sólo en el avance de las manecillas, sino en la fusión de los relojes. A su vez, el reloj rojo invadido de hormigas es como una señal de alarma que llama la atención sobre la muerte, lo mismo que el esqueleto de árbol de la parte izquierda del cuadro.

Autor

 

Dalí era genial, egocéntrico, excéntrico, rebelde y gran provocador. Dalí, que en vida disfrutó de las mieles del éxito, fue uno de los artistas más sobresalientes del siglo XX. Sus pinturas y esculturas se vendieron mucho. Dalí intentó y consiguió con gran éxito no pasar nunca inadvertido.

 

Estilo artístico

La obra es, dentro de las vanguardias del siglo XX (de corta duración), de estilo surrealista nacido después de la primera posguerra en el Manifiesto del surrealismo (1924) de André Breton. Este estilo se relaciona con el inconsciente, la locura, las alucinaciones y los sueños. Los precedentes de este estilo los encontramos en las obras de El Bosco, Arcimboldo y Goya (Pinturas Negras de la Quinta del Sordo). Este movimiento adquiere un carácter afirmativo ya que desea construir una realidad basada en la síntesis de contrarios. Entiende la vida y el arte como un estado de tensión entre lo posible y lo imposible, el bien y el mal, lo pasado y lo futuro, lo racional y lo irracional, lo consciente y lo inconsciente, como manifestaciones del dualismo humano.

*Colaboración de Fernando Rufas Ollero